Recomendaciones de Correpi para el trato con las fuerzas de seguridad en la cuarentena

Desde que entró en vigencia el DNU 297/2020, con el despliegue masivo de las fuerzas de seguridad, ante quienes debemos dar cuenta de las razones por las que estamos excepcionalmente en la calle, venimos relevando infinidad de situaciones represivas que nos imponen actualizar las  recomendaciones que publicamos el primer día sobre cómo defendernos mejor en este contexto de excepción:

 

  • En cualquier caso que debamos salir a la calle, llevar el DNI y algo que permita acreditar el motivo de la salida, aunque sea por la vía de lo obvio, como la bolsa y la lista de compras. Cuando se trata de salidas para realizar compras esenciales o pasear el perro, tratemos de no alejarnos más de una o dos cuadras de nuestro domicilio. Suele ser más fácil convencer al policía o al gendarme que estamos yendo a buscar un litro de leche si nos encontramos en un radio de absoluta proximidad, que si estamos en otro barrio. Y aunque suene ridículo, antes de salir tratemos de ponernos “presentables”. No hace falta explicar que la “pinta” condiciona la actitud de la yuta.

 

 

 

  • Siempre –y muy especialmente cuando no son salidas rutinarias por trabajo-, avisar a alguien que saliste, adónde y para qué, y luego avisar el regreso al domicilio.

 

  • Aunque estemos aisladxs, la solidaridad es nuestro principal recurso defensivo. Si vamos a salir a hacer compras, consultemos si otrxs vecinxs necesitan algo. Si cada vez que alguien sale en el edificio o el pasillo trae provisiones para otros hogares, reducimos el tiempo de exposición individual.

 

  • Tengamos en cuenta que es más frecuente la intercepción de grupos que la de personas que caminan solas. Vayamos de a unx a comprar.

 

  • En caso de ser interceptadx por miembros de las fuerzas de seguridad, mantener la calma y responder clara y tranquilamente el motivo de la salida, exhibiendo la documentación o los elementos que justifiquen la salida. No nos expongamos a ninguna situación conflictiva innecesaria que habilite la reacción de los uniformados. No les demos excusas para que nos lleven detenidxs.

 

  • En caso de ser detenidxs, sepamos que en el 99% de los casos recuperaremos la libertad en unas horas. En ese lapso nos van a identificar, fichar para constatar antecedentes, aplicarán –o no- los protocolos sanitarios, y nos van a notificar el delito o contravención que nos imputan. En todo momento mantengamos la calma y respondamos las preguntas con serenidad y aplomo. Sabemos que cualquier reclamo, hasta el más inocente de apelación a nuestros derechos y garantías constitucionales, nos expone a sumar la acusación por “atentado y resistencia a la autoridad”. Guardemos los papeles que nos den, para poder ocuparnos nuestra defensa en la causa una vez que termine la emergencia.

 

  • Dado que la mayoría de las personas que quedan detenidas más tiempo es porque tenían algo “pendiente” (causas abiertas, probations en curso, problemas de residencia), tratemos que las salidas para compras o asistencia a mayores no queden a cargo de quienes tengan alguna vulnerabilidad extra en ese aspecto.

 

 

Seamos conscientes que nada facilita más la implementación del control social que una situación de excepción como la que estamos viviendo, y que de nosotrxs depende que la solidaridad prevalezca sobre la especulación y el autoritarismo.

Confiemos y colaboremos activamente, en la manera que efectivamente lo permita el aislamiento, con las organizaciones populares de nuestros barrios, que están dando respuesta allí donde el estado no lo hace.

CORREPI está alerta para denunciar cada hecho represivo, comunicate con nosotrxs a correpi@fibertel.com.ar o por MD en nuestras redes.

 113 total views,  1 views today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *