Cerrito: Asesinaron de un escopetazo a un policía. Seguidamente el asesino se quitó la vida.

El uniformado estaba de servicio y concurrió a la vivienda a realizar una notificación tras un conflicto familiar.  El autor del crimen fue Raúl Alberto Molaro, quien había tenido una fuerte discusión con su padre. Molaro, tras asesinar al policía, se mató de un disparo en la cabeza

Ocurrió en la localidad de Cerrito, a 50 kilómetros de Paraná en calle Mitre al 300, entre Diagonal Comercio y Avenida Concordia, tras una supuesta pelea entre familiares.

 

Cortés había acudido a la vivienda de los Molaro, acompañado por el padre del joven, que había tenido una fuerte discusión familiar y era preocupante el grado de violencia que estaba demostrando. Cuando llegó el oficial, para tratar de apaciguar los ánimos de la reyerta, al tratar de ingresar a la habitación fue recibido con un disparo de escopeta, que pegó en el pecho del policía, quien falleció casi de modo instantáneo. Al ver lo que había hecho, el joven Molaro tomó la misma escopeta y se pegó un tiro en la cabeza, lo que también provocó su inmediata muerte.

 

El episodio se registró cerca de las 23 e intervino el propio jefe de Policía, comisario general Gustavo Maslein, porque se produjo a escasas cuadras de su casa y conocía a la familia.

 

 

 

 

 

 105 total views,  1 views today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *